El ajo negro es un acompañamiento ideal para pescados blancos tanto en crudo como cocinados, carnes blancas, verduras o arroz. La dulzura del ajo negro le permite igualmente combinar con el chocolate, convirtiéndose en una chuchería con propiedades beneficiosas para la salud. Como atestigua su color, el ajo negro es particularmente rico en antioxidantes, reduce el colesterol y actúa sobre la circulación sanguinea… una especie de panacea universal.